BLINK

Combinando múltiples usos en una tarjeta

BLINK

A medida en que nuestras transacciones financieras se multiplican, lo mismo sucede con el tamaño de nuestras carteras. Los consumidores necesitan encontrar un lugar seguro para una variedad creciente de tarjetas, junto con tarjetas separadas para cuentas conjuntas o monedas de diferentes países.

Mientras eso, los bancos están buscando una forma conveniente de ofrecer parcelamiento o financiamiento instantáneo a los clientes. Con la tarjeta BLINK de IDEMIA, las instituciones pueden incluir débito, crédito y prepago en un solo dispositivo, además de proporcionar una tarjeta con opciones predefinidas de parcelación, ofreciendo la opción de pagar el valor total o distribuir el costo por un determinado número de meses.

El principal recurso de BLINK es su facilidad de uso. Un botón activa la tarjeta y permite al usuario seleccionar la aplicación requerida, con la elección confirmada por el parpadeo de un LED correspondiente. Todas las aplicaciones disponibles en el chip EMV se pueden utilizar en los formatos de contacto o sin contacto. La tarjeta funciona en cualquier terminal EMV existente, sin ninguna selección necesaria en el terminal POS.

Simplicidad todo-en-uno

Los emisores pueden ofrecer una solución innovadora que permite a los clientes combinar tarjetas de débito y crédito; cuentas personales, conjuntas y corporativas; opciones de parcelamiento y multi-moneda; todo en una transacción con o sin contacto.

Mayor ingresos y fidelidad

Al captar los gastos de crédito de un cliente de débito, o los pagos realizados por prestaciones, los bancos pueden aumentar significativamente sus ingresos y, al mismo tiempo, fortalecer la fidelidad del cliente a la marca.

Fácil de usar

Intuitivo con el uso de LEDs y conveniente con su formato estándar ISO, el BLINK facilita la vida de clientes y comerciantes.

Hablemos

¿Necesitas más información? Nuestros expertos están a tu disposición.