Descubre cómo la biometría está cambiando los juegos de azar

Descubre cómo la biometría está cambiando los juegos de azar

Por Patrice Boché, VP Sales & Marketing, Gaming, Public Security & Identity Business Unit at IDEMIA
Por Ramon Mendez, Head of Gaming, Financial Institutions Business unit at IDEMIA

Ramon Mendez, Head of Gaming at IDEMIA

Si un menor inicia sesión por medio de la cuenta de un jugador verificado, lo más seguro es que consiga pasar desapercibido. Existe una necesidad evidente de mejorar estas lagunas en el proceso de identificación digital para los jugadores en línea. La biometría puede ayudar a abordar este problema.
Ramon Mendez, Head of Gaming, Financial Institutions Business unit at IDEMIA

Patrice Boche, Sales & Marketing, Gaming at IDEMIA

En los salones recreativos y casas de apuestas, hay una creciente necesidad para autenticar a los jugadores, verificar su edad y reducir el riesgo de ludopatía. Las soluciones biométricas pueden abordar este problema, sin olvidar las consideraciones de anonimato de los jugadores.
Patrice Boché, VP Sales & Marketing, Gaming, Public Security & Identity Business Unit at IDEMIA

  • Los negocios y profesionales del juego deben verificar la edad de los jugadores y reducir el riego de ludopatía.
  • En los establecimientos públicos, el reconocimiento de las conductas adictivas es una problemática real, algo que se complica en los sitios de juego en línea, al no poder verificar con exactitud la mayoría de edad.
  • Apoyándose en la experiencia biométrica de IDEMIA, los profesionales de los juegos de azar pueden abordar eficazmente estos problemas sin interferir con la experiencia de juego.

El rasca y gana, la lotería semanal...a veces las cantidades en juego son más o menos modestas pero otras veces el premio nos puede cambiar la vida. Y es esta emoción del juego la que atrae cada año a cientos de millones de jugadores en todo el mundo. Pero tanto las salas recreativas como las casas de apuestas y otros establecimientos de juego – ya tengan una ubicación física o operen virtualmente – deben asegurarse de la mayoría de edad de los jugadores y de que el juego no se convierta en algo patológico. La herramienta más práctica y segura para hacer frente a estos retos – con una repercusión mínima (o frecuentemente invisible) en la experiencia de juego – es la tecnología biométrica.

Diferentes problemáticas en diferentes entornos

Los establecimientos de juego y los jugadores se pueden diferenciar en dos grupos bien definidos. En las ubicaciones físicas, los jugadores pueden adquirir sus boletos en los establecimientos autorizados o pueden jugar en máquinas tragaperras. Al ser tantos los establecimientos en las principales ciudades, la posibilidad de detectar ludopatías potenciales es casi nula, si bien en la venta de boletos en papel, el comerciante puede al menos estimar visualmente la edad del comprador. Por supuesto, si tenemos en cuenta la media de boletos vendidos al día en cada establecimiento, y el hecho de que cuestan a partir de solo 1€, no es muy práctico ponerse a verificar la edad de cada jugador. Sin embargo, ya es posible combinar la verificación del DNI y la lectura del boleto de lotería gracias a los nuevos terminales de juego que combinan ambas funcionalidades para abordar la creciente necesidad de acreditar la identidad de los jugadores en los puntos de venta. El terminal Elite de IDEMIA es uno de los poquísimos modelos del mercado que permiten esta lectura y autenticación del documento de identidad, con lo cual los jugadores pueden demostrar su mayoría de edad, confirmar su identidad para el cobro de cantidades importantes, o incluso abrir una cuenta en el establecimiento.

Se podría decir que la problemática en línea es la opuesta. Mientras que en las ubicaciones físicas los jugadores tienden a permanecer anónimos, los sitios web requieren el registro de los jugadores, lo que facilita la detección de conductas adictivas y la identificación de ludopatías reales. Sin embargo, verificar la edad en línea es más complicado. Actualmente, los jugadores sólo tienen que presentar un documento de identidad válido al abrir una cuenta, por lo que si a partir de ese momento un jugador menor de edad se conecta con la cuenta del jugador verificado, el menor podrá hacerlo sin llegar a ser detectado.

Durante más de 20 años, IDEMIA ha colaborado estrechamente con la industria de los juegos de azar, suministrando máquinas de juego y lectores de documentos de identidad a establecimientos públicos, y prestando soluciones de almacenamiento seguro de datos en el mundo virtual. Ahora, podemos combinar estas competencias con nuestra amplia experiencia en biometría para ofrecer soluciones efectivas y transparentes que abordan las problemáticas de la edad y la adicción, tanto en el espacio físico como en el virtual.

La biometría en los establecimientos de juego

En los casos de interacción directa entre el usuario y las máquinas tragaperras, la utilización de credenciales biométricas puede facilitar los controles de edad y evitar su uso por parte de menores, al tiempo que salvaguarda el anonimato del jugador. Lo único que el jugador deberá hacer es mostrar un documento de identidad válido que acredite su edad y registrar los datos de su huella dactilar la primera vez que juegue. A cambio, recibirá una tarjeta inteligente que contiene sus credenciales dactilares, confirmando de manera efectiva su mayoría de edad, sin que el establecimiento tenga que guardar la edad ni cualquier otra información de identidad. Para empezar a jugar, sólo tiene que pasar dicha tarjeta por el terminal lector y escanear su huella, confirmando que en realidad es el titular y no alguna de sus hermanas pequeñas, por ejemplo. Y lo mejor de todo es que se trata de un proceso muy intuitivo que requiere muy poca acción por parte del usuario. Además, con este tipo de solución se puede medir la frecuencia y duración de las sesiones de juego. Esto puede ayudar a detectar comportamientos potencialmente adictivos y emitir los mensajes de prevención correspondientes.

La biometría en el mundo digital

Aunque las identidades de los jugadores en línea están automáticamente vinculadas a sus perfiles, los agentes del sector no pueden verificar si la persona que utiliza un determinado perfil es quien dice ser, y de ahí la necesidad de avanzar más en el proceso de identificación digital. Ahora bien, una de las cuestiones clave es que los jugadores legítimos pueden darse la vuelta e irse si se añaden pasos innecesarios en las transacciones. En la red, todo se basa en la experiencia de usuario.

Teniendo en cuenta esto, el reconocimiento facial es la mejor solución para autenticar eficazmente a los jugadores. Dado que los jugadores en línea están acostumbrados a estrictos procedimientos de autenticación digital para los servicios bancarios, verificar su identidad de juego con un rápido selfie no supone un mayor inconveniente en su experiencia de juego. Una vez los datos biométricos captados en la fase de registro, los jugadores pueden luego probar digitalmente su identidad de forma sencilla en momentos críticos tales como el inicio de sesión o el cobro de un premio. De esta forma, no sólo se previene la utilización por menores, sino que los jugadores se quedan también más tranquilos sabiendo que tanto sus datos como su dinero están protegidos.

La ventaja IDEMIA

Con las soluciones biométricas pretendemos crear una Identidad Aumentada para los jugadores. Nuestro concepto único de Identidad Aumentada tiene en cuenta las consideraciones de anonimato de los jugadores en el mundo físico y las expectativas de una experiencia sin fricción en el mundo digital. Ayudamos a nuestros clientes a gestionar su negocio de forma responsable mediante la autenticación eficiente de los jugadores, ya sea verificando su edad o detectando signos de adicción.